Aceites Esenciales; descripción

¿Qué son los Aceites Esenciales?

Denominamos aceites esenciales a un compuesto de muchas moléculas orgánicas que se producen en las glándulas secretoras de las plantas, las cuales pueden encontrarse en todos los órganos vegetales: hojas, flores, raíces, semillas, frutos, tallos y cortezas. El equilibrio y reacción entre estos elementos orgánicos es lo que constituye la identidad de los aceites esenciales.

 

Naranja Amarga (Citrus Aurantium)

Naranja Amarga (Citrus Aurantium)

Azahar (Citrus Aurantium)

Azahar (Citrus Aurantium)

 Ejemplo: Naranja amarga o Azahar

De la hoja se extrae el aceite esencial de hoja de naranjo amargo; de la flor, el aceite esencial de azahar (neroli); de la cáscara el aceite esencial de naranja amarga.

Quimiotipo de los Aceites Esenciales

Los componentes de una planta o aceites esenciales son diferentes en función de diversos factores como: el lugar en el que crece la planta, el tipo de suelo, la altitud, el estado vegetativo, la radiación solar, la forma de cultivo, el uso de las partes correctas de la planta, el empleo de productos tóxicos en su cultivo, el método y el momento de recolección y el proceso de extracción o destilación. Es por ello que una planta puede ofrecernos aceites esenciales bioquímicamente diferentes en función de los factores a los que haya estado sometido. Para diferenciar una misma planta pero con características bioquímicas diferentes utilizamos el término de “quimiotipo” o “raza química”. Por ejemplo, el aceite esencial de Romero con quimiotipo alcanfor está indicado para contracturas musculares, mialgias, calambres, reumatismos musculares entre otros, mientras que el Romero con quimiotipo verbenona está indicado para sinusitis, bronquitis y congestiones pulmonares. Por eso es tan importante diferenciar el quimiotipo o raza química en los aceites esenciales.

 

Cómo hacer Aceites Esenciales; Métodos de extracción

Destilación por arrastre de vapor

 

alambique-arrastre vaporLas plantas se colocan en una cesta por encima del agua sobre una fuente de calor. El vapor de agua sube, pasando por la planta aromática y se carga de sus principios activos. Después se condensa en el serpentín del alambique. Obteniendo así dos componentes:

El aceite esencial está constituido al 100% por moléculas aromáticas.

El hidrolato o agua floral. Es un agua que contiene los principios activos de la planta que hemos destilado.

Prensado en frío

Este método de extracción se utiliza exclusivamente con los cítricos cuyas moléculas aromáticas se sitúan en la cáscara. La sustancia aromática obtenida por expresión en frío de la cáscara se denomina ‘esencia’.

Con estos dos métodos de extracción, obtenemos aceites esenciales o esencias 100 % puras y naturales. No están mezcladas ni modificadas.

 

Rendimiento de los Aceites Esenciales

La proporción de aceites esenciales varía de una planta a otra. Por ejemplo, para obtener 1 kg. de aceite esencial de clavo necesitaríamos 8 kg. del mismo; mientras que necesitaríamos de 1-4 toneladas de azahar para obtener 1 kg de aceite esencial. Conocer este tipo de diferencias nos permite saber que aquellos que necesiten una mayor cantidad de masa vegetal serán más caros.

 

Calidad de los Aceites Esenciales

Para obtener aceites esenciales de calidad debemos tener en cuenta varios aspectos:

• El proceso de cultivo: convencional o biológico.

• Los procesos de extracción.

• El proceso de calidad en la fabricación: pruebas y analíticas.

• La información del aceite esencial: denominación botánica, quimiotipo y origen del vegetal.

Aceites esenciales puros: Botiquín para el invierno

Indispensable para el invierno: aceites esenciales puros

Con el invierno llegan los molestos resfriados, afecciones respiratorias, gripes, dolor de garganta, … El cuerpo con las bajas temperaturas y la humedad  le resulta más difícil defenderse contra virus y otros microbios. A esto se le añade la disminución de moral que conlleva esta estación debido a que los días son más cortos, teniendo así, menos horas de luz, hecho que afecta a nuestro estado de ánimo. Algunos aceites esenciales puros como el arbol de te, romero, eucalipto y niaulí nos previenen y ayudan a fortalecer nuestro sistema inmunitario.

Aquí indicamos algunos consejos para ayudar a prevenir y encarar el invierno con los aceites esenciales:

En casos de resfriados, congestión, goteo nasal, gripes:

 

3 gotas Aceite Esencial de Árbol del Té

2 gotas Aceite Esencial de Eucalipto Radiata

1 gotas Aceite Esencial de Niauli

1 gota de Aceite esencial de Romero qt.alcanfor

Son aceites esenciales antivíricos y estimulantes del sistema inmunitario

 

Por vía tópica diluir la sinergia en aceite vegetal de almendras dulces, calentar la mezcla en las manos y aplicar con un suave masaje en cuello, tórax , espalda, zona de suprarrenales (riñones) y planta del pie.

En difusión añadir la mezcla en el difusor de aceites esenciales para evitar la reproducción de los virus, dejarán el ambiente libre de gérmenes. Además de despejar las vías respiratorias.

 

La dosificación para vía tópica en:

Bebés de 3 a 30 meses:

1 gota de Aceite Esencial Árbol del té diluida en aceite Vegetal de Caléndula enflorado, masajear la planta de los pies

Para la prevención aplicar 1 vez al día.

Niños mayores de 30 meses:

1 gota de Aceite Esencial Árbol del té + 1 gota de Aceite Esencial de Mirto diluida en aceite vegetal de caléndula, masajear la planta de los pies.

Arbol del Te: Monográfico

Arbol de te: descripción del aceite esencial

Nombre común: arbol de te

Nombre científico: Melaleuca Alternifolia

Familia botánica: Mirtáceas

Método de extracción: Se obtiene por la destilación al vapor de las hojas y ramas de un arbusto o pequeño árbol.

Datos históricos: Las propiedades del aceite esencial de arbol de te son conocidas desde hace siglos por los aborígenes australianos. Los primeros pobladores de Australia han estado usando las hojas de este arbusto para curar heridas y problemas en la piel. El origen del nombre de este arbusto surge en 1770, cuando el capitán James Cook de la marina real británica, en un viaje por las regiones costeras de lo que hoy se conoce por Nueva Gales del Sur, preparó un té perfumado con las hojas aromáticas de un arbusto que crece en  valles pantanosos de aquella zona, que era el conocido arbol de te de hoy en día. En 1920, Arthur Penfold, un químico australiano descubrió las propiedades antisépticas del arbol de te. Así que los médicos australianos empezaron a utilizarlo para limpiar heridas y como preventivo de infección en la post-cirujía. En Australia se comenzó a utilizar en los botiquines de las casas para afecciones en la piel e infecciones por hongos. Durante la Segunda Guerra Mundial el aceite de árbol de té se incluyó en los botiquines de primeros auxilios de todos los soldados y marineros australianos. Observación: El arbol del te no tiene nada que ver con el té (Camellia sinensis)

Descripción de la planta: Es un arbusto o pequeño árbol que puede alcanzar hasta los 5 metros de altura. Sus hojas son estrechas, largas y lanceoladas y sus flores blancas crecen en espigas. Suele crecer en suelos pantonosos.

Composición: Las moléculas principales del árbol del té son: Terpineol-4 : Pertenece a la familia de los alcoholes terpénicos que tienen excelentes propiedades anti-infecciosas de amplio espectro: antifúngicas, antibacterianas, antivirales y antiparasitárias e inmunoestimulantes. γ-terpineno, α-terpineno: Antisépticos atmosféricos y descongestionantes de las vías respiratorias

Propiedades Terapéuticas:

  • Refuerza el sistema inmunitario
  • Resfriados, bronquitis, sinusitis, faringitis, gripe: ayudan a superarlo por sus propiedades anticatarrales, antivíricas, antimicrobianas, expectorantes y balsámicas.
  • Antifúngico: infecciones bucales (aftas, herpes, …), micosis cutáneas.
  • Mala circulación y varices: descongestiona  el sistema venoso y linfático.
  • Radioprotector: limita la aparición de las quemaduras provocadas por la radioterapia. (en sinergia con el aceite esencial de niauli es muy efectivo)
  • Antiparasitário: previene el contagio de parásitos (piojos).
  •  Ayuda a relajar la musculatura.

 Propiedades Cosméticas:

  •  Acné: purifica y desinfecta
  •  Dermatitis
  •  Manchas de la piel
  •  Quemaduras (heridas o solares)
  •  Verrugas
  •  Pie de atleta
  •  Eccemas
  •  Ayuda a prevenir las cándidas e infecciones y protege la flora del aparato reproductor de la mujer.

Propiedades Mentales y Emocionales:

  • Revitaliza en momentos de mucho agotamiento físico y mental en el que tenemos débil el sistema inmunitario.
  • Tónico estimulante: en casos de astenia y agotamiento nervioso.

Recomendaciones: Tratamiento Inmunoestimulante del Dr. Baudoux: Ayuda a fortalecer el sistema inmunitario en casos de debilidad. Mezclar:

Aplicar 7 gotas de la mezcla en el pecho y la espalda tres veces al día durante 1-3 semanas, dependiendo de la importancia de debilidad inmune.   Tratamiento para acné facial: Hacer mascarilla con arcilla verde disuelta con Agua floral de Azahar y 4 gotas de aceite esencial de árbol del té. Después aplicar la sinergia compuesta por: aceite de jojoba + 2 gotas de árbol del té + 1 gota de aceite esencial de limón + 1 gota de aceite esencial de lavanda. En casos de acné localizado, aplicar una gota de aceite esencial de árbol del té directamente con la ayuda de un bastoncillo. Tratamiento en casos de hongos o pie de atleta: Realizar pediluvios o baños de pies con 7 gotas de Aceite Esencial de árbol del té. Después aplicar el Aceite de Árbol de Té & Limón.

Olfato, aroma & aceites esenciales

El vínculo olfato-emociones

Los aromas, las emociones y los recuerdos están relacionados. Los aceites esenciales tienen la capacidad de generar cambios mediante el vínculo olfatorio y mental, debido a la estrecha relación que existe entre el olfato, las emociones y los estados de ánimo.

Los aromas despiertan recuerdos del pasado vivido en un instante de nuestras vidas. Cada persona presenta una serie de experiencias que explican su respuesta ante situaciones dadas.

olfato-aroma

Cuando era niña, las noches de “Sant Joan” las pasaba en familia en el jardín de mis abuelos donde el olor a jazmín se esparcía por doquier. Adoraba aquel olor y todavía me gusta. Esta relación aroma-olfato activa un recuerdo a través del olor que al captarlo nuestro sistema nervioso central actúa de forma particular.

El vínculo olfato-emociones es muy profundo. El sentido del olfato tiene la capacidad de actuar directamente sobre el ámbito más primitivo de la mente (sistema limbico) que es la sede atemporal de nuestros estados de ánimo y emociones.

Los aromas a través de estas íntimas conexiones con la parte más primitiva genera un efecto muy positivo y beneficioso que alivia el estrés y nos aporta bienestar emocional.

 

“Los olores son más seguros que los sonidos o las imagenes para quebrar los hilos del corazón” Rudyard Kipling