Aceites Vegetales; descripción

Aceites vegetales: Propiedades cosméticas

Desde la antigüedad los aceites vegetales han sido muy apreciados en los rituales de belleza. Antiguas civilizaciones como Egipto, Grecia, roma o el Lejano Oriente, aprovechaban las múltiples propiedades de estos aceites para proteger la piel del frío, como base de los perfumes y para los cuidados de la belleza.

Los aceites vegetales son líquidos grasos que se obtienen por expresión en frío de la grasa de semillas oleaginosas y otros frutos. Poseen sus propias propiedades cosméticas y curativas. En general protegen la piel de las agresiones externas y favorecen su hidratación ayudando a retener la humedad. Son recomendables para todo tipo de pieles, pero conviene saber qué aceite usa en cada piel y sus necesidades.

Los aceites vegetales son obtenidos de las semillas, hojas o fruto de las plantas y poseen gran cantidad nutrientes, por lo que aplicados en la piel la suavizan, protegen de la deshidratación, aportan elasticidad y nutren.

Mejoran la salud de la piel, estimulan la circulación sanguínea, fortalecen los músculos, alivian dolores de tipo articular y neurálgico y equilibran el sistema nervioso central. Se utilizan en la formulación de infinidad de cremas, pomadas y champús, y suponen una buena alternativa a las grasas sintéticas derivadas del petróleo, menos afines a la naturaleza de nuestra piel.

Cada aceite vegetal tiene características y propiedades distintas. En Aromaterapia los aceites vegetales se utilizan como vehículo o portador de los aceites esenciales, ya que algunos de estos son demasiado fuertes para aplicarse directamente. Además, y a diferencia de los aceites esenciales no se evaporan tan rápidamente cuando son expuestos al aire libre. Los aceites vegetales son ideales como elemento vehicular en masajes corporales, faciales y capilares; así como en mascarillas arcillosas, cataplasmas, etc.

Los aceites vegetales se conservan mejor en recipientes de vidrio oscuro (azul, verde o ámbar), protegidos de la luz y el calor.

 

RAZONES POR LAS QUE UTILIZAR LOS ACEITES VEGETALES

  • Favorecen la elasticidad y firmeza de la piel.
  • Nutren la piel con vitaminas y minerales.
  • La mayoría contribuyen a hidratar y retrasar el envejecimiento.
  • Gran capacidad de penetración.
  • No irritan ni resecan.
  • Aportan los beneficios terapéuticos de los ácidos grasos poliinsaturados.
  • Potencian el sistema de defensa de la piel.
  • Ayudan a aliviar el dolor y la tensión muscular.
  • Son el mejor vehículo para aplicar los aceites esenciales.

Alguno de los aceites más empleados son:

Aceite Almendras Dulces: Hidratante, vitamínico, remineralizante y emoliente.

Aceite Albaricoque: Calmante (recomendado en pieles sensibles), hidratante y protector.

Aceite Avellanas: Reafirmante, hidratante, rápida absorción.

Aceite Rosa Mosqueta: Cicatrizante, despigmentante y nutritivo.

Aceite Jojoba: aceite no comedogénico (no obstruye los poros de la piel), por lo que ayuda a reducir los granitos del acné leve.

Aceite Pepita de Uva: Emoliente, antioxidante y de textura ligera.

 

Cutis Radiante en Invierno

Cuidados de la piel en Invierno, en 3 sencillos pasos:             ¡Limpia, tonifica e hidrata!

Durante los meses fríos de invierno, la piel está más apagada y deshidratada. Cuidarla diariamente, de forma muy sencilla ayuda a prepararla para que luzca en todo su esplendor natural.

LIMPIEZA DIARIA: El primer mimo

La limpieza diaria es imprescindible, ya que se acumulan sobre la piel polvo y otras partículas de la contaminación. Para eliminar todas las impurezas puede ser útil un producto jabonoso (Gel de Árbol del Té). Si se desea eliminar el maquillaje, se puede utilizar:

Aceite vegetal Jojoba: para retirar la máscara y lápiz de ojos, además del maquillaje de resto del rostro.

Agua Floral Lavanda + Aceite Esencial Árbol del Té: Se rocía la cara con el Agua Floral de Lavanda, pulverizamos un algodón con el Agua Florar con tres gotas de Aceite esencial de Árbol del Té, y limpiamos el cutis. Nos quedará un rostro limpio con los poros completamente desobstruidos, preparada para recibir la hidratación adecuada al tipo de piel que tengamos.

Estos aceites y aguas florales preservan el equilibrio del PH natural, suavizan y aportan tersura.

HIDRATACIÓN: Proteger y Enriquecer

La hidratación de la piel es esencial para mantenerla tersa y flexible, sobre todo en los meses de invierno. Debemos utilizar un sérum o crema adecuado a nuestro tipo de piel.

Sérum Piel MixtaEs un sérum que hidrata, cierra poros y matifica. Muy indicado para pieles mixtas que presentan una zona grasa denominada “zona T”, que recorre frente, nariz y barbilla, y una zona más seca localizada en la zona más externa del rostro. Nos dejará una piel tersa y resplandeciente.

Sérum Piel SensibleEste sérum, calma, descongestiona y fortalece las pieles más sensibles. Muy adecuado para las pieles hipersensibles con tendencia a enrojecerse con facilidad, ya que las protege de los factores externos. Nos dejará una piel suave y con luminosidad.

Sérum Antiedad: Este sérum  100% vegetal, aporta flexibilidad a los tejidos nutriendo e hidratando en profundidad, disminuyendo las líneas de expresión,  ejerciendo un efecto antioxidante y anti-manchas. Por la sinergia de aceites esenciales que contiene luciremos una piel firme, uniforme y lisa, además nos aportará un agradable aroma.

Así que con unos cuidados sencillos a diario, que incluyen limpiarla, tonificarla e hidratarla luciremos un rostro radiante!